Errores típicos de las primeras mochilas

Mikel, mi compañero de viajes -por requetecursi que suene-, suele encargarse del tema técnico mochilístico. Y todo porque una vez me llevé un cortauñas para pasar el fin de semana en Berlín. ¡Como si fuera a llevarme un plumas a Cuba (otra vez)!

Para los que no lo conocéis; parece muy serio, pero no lo es. Por matizar, es un poco radical en general en todo lo que hace. Aunque Mikel siempre dice que no; porque como es radical, para él lo radical es muy radical, no sé si se me entiende.

Una vez aclarado todo esto, estoy bastante segura de que lo iréis intuyendo durante la lectura, arrancamos con el post que hemos decidido titular…

EN BUSCA DE LA MOCHILA PERFECTA

Entre mochileros, qué es lo que HAY QUE LLEVAR será siempre la eterna discusión. Hoy en día existen gadgets para todas las posibles “necesidades” (va entrecomillado porque considera/mos que la mayoría son generadas) y nos cuesta desprendernos de ellos. Pero todos tenemos claro que con 20kg de carga a las espaldas no llegaremos lejos.

Es la única foto que he encontrado de nuestras mochilas; que hacen juego porque son la misma. Son mas anchas que altas, lo que hace que yo me caiga alguna que otra vez si llevo mucho peso, pero tienen muchos compartimentos para llevarlo todo ordenado. Nunca he tenido el cuarto demasiado recogido, lo siento aitas, pero con la mochila soy bastante maniática. 

Errores que hemos cometido (que es lo más interesante):

Puede que sea lo más útil para quien lea esto, pero seamos sinceros; nadie aprende de los errores ajenos. Por favor, cuando los cometáis y os acordéis de nosotros hacédnoslo saber.

Llevar cosas repetidas: Ella lleva un cortauñas (tardaba en salir el tema), tu llevas un cortauñas, podéis… ¿retaros a un duelo con cortauñas? Cuando viajas en grupo puedes recortar mucho peso coordinándote con los demás.

No adecuar tu equipaje a cada viaje: un plumas en Cuba te servirá de almohada, punto (bien cómoda que era). Prepara el viaje; mira qué clima y temperaturas te puedes esperar, qué actividades puedes llevar a cabo y actúa en consecuencia. Llevar un bañador por si encuentras un cuerpo de agua en el desierto, o una chaqueta por si refresca en Baja California en agosto -donde puedes llorar de calor, son maneras de ir añadiendo bultos y peso innecesarios.

Esa soy yo en Las Tunas (Cuba), y lo que asoma a un lateral de mi mochila es el plumas famoso. Tengo que aclarar que lo llevaba porque veníamos directos de pasar una semana en Nueva York en noviembre. Aunque tampoco llegué a usarlo…

*No contar con que se puede lavar la ropa a diario. Hemos visto que es totalmente factible viajar con ropa de quita y pon. En las prendas que no te hacen sudar, priorizamos el sintético; que seca mucho más rápido. Pero con esto cero dramas; porque no hay prenda que no seque colgando de la mochila, o asomando por la ventana del autobús… siempre que no llueva. Y si llueve, pues tampoco es el fin del mundo porque sigues estando de viaje, que es lo que importa.

Todos conocemos a alguien así. 

Si nos estás viendo, tú sabes quién eres, que sepas que te queremos tal como eres. 

Comprar un sinfín de cosas para el viaje. Vives el día a día con lo que tienes en el armario, así que es altamente probablemente que puedas seguir viviendo durante los próximos meses con lo mismo. Si no tienes cuidado puedes entrar en una fiebre consumista los días previos al viaje y así acabar con tu presupuesto antes de siquiera empezar. Presupuesto que -sí, habéis acertado- te vendría a las mil maravillas para la siguiente excursión.

Llevar objetos específicos. Por norma general, si sólo te vale para una cosa, es mejor dejarlo en casa. Si vas a llevar una taza de aluminio para no consumir plástico en cada esquina, lleva una que sea lo suficientemente grande como para poder cocinar en ella.

Esta obra de arte es de Mikel. 

Creando conciencia y alegrando los viernes de un solo plumazo. De Paint. 

Estas son nuestras taza/puchero. También intentamos dar de comer a la vaca (bueno, Mikel lo intentó) pero no quiso sentarse a la mesa.

Lo dicho; son meteduras de pata propias. Y sólo las primeras que nos vienen a la mente. Hay más.

5 respuestas a “Errores típicos de las primeras mochilas”

  1. […] que era la primera vez que mis padres salían de viaje con una mochila -para lo cual preparé una lista exhaustiva de lo que debían y no debían traer-, nos pareció […]

  2. […] Próximamente nos gustaría preparar un artículo más específico de cómo ahorrar peso y espacio que llevar a la espalda. Mientras tanto, puedes echarle un vistazo al listado de nuestros Errores típicos a la hora de preparar las mochilas. […]

  3. Un plumas a Cuba? Pero en qué pensabas! jajajajaja

    1. Todavía lo suelo llevar alguna vez de acampada (si vamos en coche y va a hacer frío jajaja). Como almohada, es súper cómodo. 😉

  4. que bien me viene leer este post!!! jajajajaj

Deja una respuesta

Solve : *
12 × 10 =