Bahía de Cochinos, Cuba.

Llevábamos mes y pico vagando por la isla, y tras una parada “necesaria” en La Habana, decidimos ir a Bahía de Cochinos (provincia de Matanzas) para pasar allí lo que nos quedaba de viaje. Llegamos a Playa Larga una tarde, y sin mucha premeditación, nos asentamos para casi una semana. Lo cierto es que notábamos un poco el cansancio -no habíamos dormido más de dos noches seguidas en ninguna parte-, y en Playa Larga se nos presentó la oportunidad perfecta para sentirnos como en casa. Está “cerca” del aeropuerto, bien comunicado, no demasiado explotado -aunque sí hay turismo-, y hay muchas actividades para hacer y sitios que visitar sobre la misma carretera que conecta Playa Larga con Playa Girón -más o menos-.

Aprovecho el mapa para enumerar los sitios de los que voy a hablar, y así poder situarnos todos más fácilmente.

Nosotros escogimos Playa Larga como campamento base, porque llegamos con una ligera idea de los sitios que nos gustaría visitar y nos pareció que sería lo más práctico. Tanto para salir hacia el norte como para el sur, la carretera pasa por el centro del pueblo y hay mucho transporte. Pero bueno, eso ya lo explicaré con más detalle al final del post.

DE NORTE A SUR: qué hacer

1. Criadero de cocodrilos de Guamá

Se encuentra a 10 kilómetros al norte de Playa Larga -sobre la carretera que conecta con Jagüey Grande-, y lleva abierto desde los años sesenta. Fue un proyecto del gobierno para restablecer la población de cocodrilos casi extinta de la Ciénaga de Zapata, y según sus datos, parece que fue llevado a cabo con éxito.

La entrada cuesta 5 CUC (unos 5 dólares americanos) con refresco incluido. Dentro puedes ver cocodrilos recién nacidos, jóvenes y adultos, e incluso darles de comer con un palo por un módico precio de 1 CUC. También puedes hacerte fotos sosteniendo a una cría en brazos por 1 CUC.

Una vez son adultos, los cocodrilos son liberados en la Ciénaga de Zapata, a un mínimo de 20-30 kilómetros de la carretera.

Dato curioso: no los alejan para proteger a los vecinos de un posible ataque, sino para proteger a los cocodrilos de la caza ilegal. Y dato más curioso todavía: si un ciudadano cubano mata a un cocodrilo “sin permiso” va a la cárcel. En cambio, en el restaurante que hay justo a la entrada del criadero venden carne de cocodrilo a los turistas, y en los puestos venden carteras de piel de cocodrilo, y un largo etcétera.

Lo cierto es, que si fuésemos hoy a Playa Larga por primera vez, no creo que entrásemos a visitar el criadero. Básicamente por estas contradicciones que comento, y porque los cocodrilos no dejan de estar encerrados. Pero bueno, en su día fuimos y los vimos. Después hemos tratado de verlos en libertad en otros viajes, y no se dejan tan fácil. Jaja. 

2. Playa Larga

Es un pequeño pueblo ubicado a la entrada de la bahía, a orillas de la carretera. La buena comunicación -en cuanto a transporte, porque sólo hay dos terminales con conexión a internet en todo el pueblo- y el hecho de que casi todas las casas ofrecen alojamiento para extranjeros, lo convierten en una concurrida zona de paso para los turistas que llegan a bucear en la bahía.

Su playa es de arena oscura y paseando por la orilla hay infinidad de rincones tranquilos donde ver el atardecer entre rocas, mar y árboles.

Donde termina la “última de las playas” -del municipio, claro- hay un bonito hotel que termina sobre la arena, en el que también hay un ordenador con conexión a internet, y un bar con hamacas y música por la tarde. Nosotros fuimos a mediados de diciembre (casi temporada alta) y el ambiente era relajado y familiar.

En la avenida principal de Playa Larga hay un pequeño mercado -de unos 10 puestos- una tienda de licores, un bar al aire libre y una panificadora -donde hacen y venden pan, vaya-. Por las mañanas suelen pasar camionetas a vender fruta y verdura. Varios ‘hostales’ ofrecen servicio de restaurante/bar en sus azoteas, y también hay un comedor que frecuentan los locales llamado Brisas de Mar. En este último comimos muy bien, aunque aconsejamos pedir la carta de precios antes de ordenar, porque tuvimos una mala experiencia -de esas en las que quieren cobrarte de forma aleatoria por ser turista-.

3. Cueva de los peces

El mejor snorkel que he hecho en mi vida -Ane al aparato-.

Además, podría decirse que esta parada es un 2×1: cenote y buceo en el mar.

La cueva de los peces; el cenote

Unos 20 kilómetros al sur de Playa Larga -a mitad de camino a Playa Girón-, a pocos metros de la carretera hay un cenote de acceso gratuito. Sobre el arcén hay un puesto de comida y bebida y varios puesto de buceo, y siguiendo el sendero que entra para el bosque unos 50 metros llegas a una piscina natural de unos 20 metros de diámetro.

A primera hora -al menos las dos veces que fuimos- el sitio está súper tranquilo y los únicos que te molestan son los mosquitos. Que son muchos, y como estés mojado de haberte bañado van a por ti. Aunque la visibilidad en el agua es casi nula -no entra mucha luz- el entorno es precioso, y el desvío totalmente recomendable.

Se nota que me gustó el sitio ¿no? 😛

Buceo y snorkel; en el mar

Al otro lado de la carretera -a la misma altura que el cenote- pueden realizarse inmersiones y tours de snorkel a buen precio. También puedes ir por tu cuenta si tienes el equipo, claro. La visibilidad -al menos cuando fuimos nosotros- era increíble, y el fondo está lleno de coral a nada que te alejes de la orilla.

El mar está como un plato y en el punto más cercano a la carretera -donde hay una escalera para bajar- cubre como metro y medio. La profundidad va aumentando progresivamente hasta que a unos 40 metros de distancia el suelo está unos 8 metros por debajo de la superficie, y de repente aparece una pared que se pierde en el abismo.

El primer día alquilamos un equipo de snorkel -3CUC por 1 hora, 5 CUC por 3 horas-. Puedes contratar un guía, o puedes -como nosotros- moverte más o menos cerca de un grupo. Jeje. En realidad, la única ventaja de ir con guía es que llevan pan en botellas de plástico y van soltándolo para atraer a los peces. No me canso de repetirlo, pero… la visibilidad es tal -no es que haya buceado mucho en mi vida, pero nunca había visto algo así- que no te puedes perder. En todo momento ves el fondo, ves la superficie, ves el sol, y ves muchísimos peces de colores.

A mí el mar me da muchísimo respeto -corrientes, medusas… yo que sé- y aquí pude nadar súper tranquila. Me quedé en la superficie, porque tampoco sé sumergirme con el tubo, y aún y desde arriba pude ver los peces León que había al fondo con total nitidez.

La inmersión con botella dura 40 minutos y cuesta 25 CUC por persona. Es un centro de buceo certificado, con seguros y todas esas cosas, y la inscripción se hace en el mismo momento. Es decir, no hay que reservar con antelación, aunque sí hay que tener en cuenta que trabajan de 9.00 a 17.00 horas. Nosotros llegamos sobre las 9.30 y estábamos en el agua una hora después.

Los guías realizan dos recorridos en la zona: el primero es para ver un barco hundido y el segundo no me acuerdo. Perdón. ¿Adivináis cuál hicimos? Sí. El barco hundido. Y fue genial. El guía era muy gracioso y atento –le explicamos el miedito que me da a mí bucear– y el lugar era ideal. La inmersión fue tan progresiva que era muy fácil compensar en todo momento, y el barco era enorme.

Yo andaba despistada, pero Mikel vio -está en vídeo- unos meros gigantes de más de 2 metros. Cuando vi el vídeo me dio pena no haber visto el mero que pasó a mi lado, pero también me alegré un poco; porque creo que se me hubiera salido el corazón del pecho. Y también vimos un montón de peces y cangrejos, claro.

La calidad es una m*, porque son capturas hechas con el movil al preview del mp4 de la xiaomi. Pero me hace ilusión compartirlas 😀

4. Playa Girón

Playa Girón, que tal vez os suena, es conocida por la Invasión de Bahía de Cochinos -o la batalla de Girón- en la que tropas de cubanos exiliados, apoyados por los Estados Unidos invadieron Cuba en 1961 para intentar formar un gobierno provisional y derrocar a Fidel Castro. La operación fue un desastre y acabó siendo aplastada en menos de 3 días por las Milicias y Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba. 

¿Y a cuento de qué esta anotación histórica? Pues porque uno de los puntos fuertes de Playa Girón es precisamente el Museo de Girón. Está ubicado junto al hotel principal, y fuera pueden verse un tanque y un Sea Fury inglés que se usaron en la batalla. Detalle anecdótico, no sé.

En realidad lo que más turismo atrae -creo- de Playa Girón es su escuela de buceo, una de las principales de la costa sur de Cuba. Sus instalaciones están a un costado del hotel Cubanacán, aunque cuando pasamos nosotros la oficina estaba cerrada, creemos que los precios rondarán los de la Cueva de los Peces.

  • También vimos llegar muchos tours -autobuses completos- desde Varadero y Los Cayos a bucear en la Bahía de Cochinos, lo que nos lleva a pensar que verdaderamente es uno de los puntos clave donde bucear en Cuba. 

Volvamos a Playa Girón. Se puede acceder a la playa del hotel de Cubanacán -propiedad del gobierno- sin ningún problema, pero la verdad es que la playa tiene construido un muro enorme de piedra a unos 50 metros de la orilla, y no merece mucho la pena.

Caminando por la playa hacia el este -dirección playa Coco- nos encontramos con una enorme extensión de cabañas, habitaciones y piscinas abandonadas. Un trabajador -que estaba cortando el césped a machetazos- nos explicó que todo eso formaba parte del hotel, pero acabó en desuso a cuenta de los huracanes. Supusimos entonces, que el muro frente al hotel se construyó para proteger la sección ‘principal’ de los destrozos. Y bueno, aunque parece cumplir su función, le quita casi todo el encanto, la verdad.

Pongo la foto pequeña porque la he ‘robado’ de internet. Jejeje. Y porque no tengo fotos de Playa Girón (¡¡¡!!!). Pero vamos, aquí podéis ver el muro.

Playa Coco

A 1km del hotel de Girón hay una pequeña playa de arena blanca; esta sí, sin muro de piedra al frente. Hay palmeras donde resguardarte del sol, un par de chiringuitos donde tomar algo, un socorrista que te alquila equipo para hacer snorkel -5 CUC el día-, y no demasiada gente.

Mikel preparado para salir a ‘snorkelear’.

A unos 20 metros de la orilla empieza la barra de coral, aunque no hay apenas profundidad, así que hay que ir con cuidado de no dar en el fondo. Muchos peces de colores.

5. Caleta Buena

Es un ‘todo incluido’ para el día; por 15 CUC por persona puedes comer y beber lo que quieras. En los mapas aparece como playa Maceo, y se encuentra a unos 8 km de Playa Girón por pista -la ‘carretera’ como tal termina en Girón-.

¿Merece la pena? No sé qué decirte. Si vas a ponerte fino a mojitos, sí. Supongo. Si vas solo para hacer snorkel y ‘tomar la sombra’ -demasiado calor al sol-… no tanto. La comida es tipo buffet, pero no esperes un buffet de hotel; es más bien comida de campamento. Aunque no los estoy juzgando ¡eh!, entiendo que el precio lo justifica la barra libre.

El sitio es muy bonito, las hamacas bajo las sombrillas son cómodas, los baños están bien… pero es eso: una playa privada al fin y al cabo. Fue nuestro último día antes de volver para La Habana, y como lugar para descansar estuvo bien. Tiene dos piscinas naturales en las que estar tirado y ver peces cómodamente. Y para lo que podía haber sido, no estaba taaaan lleno de gente como cabía esperar.

El mayor contra: sólo se puede llegar en taxi o en coche de alquiler. Y como -lógicamente- los turistas son los único que van allí, es muy difícil que te recojan en autoestop. También hay un “autobús” para turistas -o sea, taxi gigante-; a precio turista -unos 5 CUC por persona- hasta Playa Larga. Ahora voy con el transporte, y entenderéis de lo que estoy hablando. 

TRANSPORTE

Desde/hasta La Habana

TRANSPORTE PÚBLICO:

La clave para llegar a Bahía de Cochinos en botella -es decir, en ‘cualquier cosa que pase menos taxi o bus para turistas’-, es el cruce con Jagüey Grande. Esta localidad está sobre la autopista y todo el transporte que sale desde La Habana al resto de capitales pasa por allí. Lo difícil es conseguir que los camiones te cobren los proporcional al trayecto, y no el trayecto completo hasta el destino final -nos pasó-. Una vez en Jagüey Grande, tienes que ponerte sobre la carretera que va a Playa Girón y esperar a que pase otro transporte -el que sea-.

Para ir a La Habana, tienes que hacer lo mismo pero al revés. Lógicamente. En el cruce de Jagüey Grande suele haber bastantes cubanos esperando transporte, y por lo general hay un punto amarillo –si no sabes de lo que hablo igual te interesa el post sobre moverte en Cuba-, lo cual hace que todo resulte más sencillo y ordenado.

VIAZUL:

Estos son los autobuses para turistas -literalmente- a precio turista. No nos subimos a ninguno en todo el viaje, por lo que no tenemos horarios y tarifas. Pero sí que vimos a unas chicas esperando al Viazul en Playa Larga, y según tengo entendido, hay una ruta que recorre 3 veces al día el recorrido entre La Habana y Playa Girón.

El ‘problema’ de estos autobuses es que hay que comprar el billete con antelación y suelen agotarse las plazas.

TAXI:

Increíble pero cierto; fuimos en taxi desde La Habana a Playa Larga. Resumiendo diré que estábamos cansados y un poco hartos de que los camioneros nos quisiera timar, así que decidimos gastar la energía que nos quedaba en regatear a un taxista. Nos pedía 60 CUC por persona en un auto compartido, y nos terminó llevando por 25 CUC cada uno en un coche para nosotros solos; sin paradas ni desvíos.

Solo diré, que si vais a ir en taxi, negociéis el precio siempre con el que tiene las llaves del coche en la mano. Es decir; con el que va a conducir. Porque todo el resto que anda pululando alrededor solo está ahí para clavarte una comisión. Y grande.

En Bahía de Cochinos

Hay mil formas de desplazarte sobre la carretera que va desde Jagüey Grande hasta Playa Girón. Autobuses escolares, autobuses para buceadores, camiones, tractores, grúas, coches particulares… de todo.

Los autobuses de línea cubanos cuestan 1,5 MN (peso cubano) por persona más o menos. Los autobuses para grupos de buceo en cambio cuestan 3 CUC (es decir, ¡75 MN!). Y lógicamente, los tractores y demás son gratis. Jeje.

Si no tenéis especial prisa, diría que merece mucho la pena evitar los transportes para turistas -que además no son más cómodos ni tienen aire acondicionado-. Además -qué os voy a contar a estas alturas- moverte en autoestop tiene su gracia, y más aún en una zona en la que todos los locales se desplazan así. Ellos mismos te explican dónde es mejor pararte a esperar y te ayudan a encontrar cualquier cosa con ruedas que vaya en esa dirección.

Mientras tanto -siempre que tengas agua y no haga más de 40 grados- puedes echar a andar por la carretera y esperar que alguien te recoja, aunque sea por lástima.

Estos consejos solo sirven si no tienes prisa. Porque puedes pasarte 2 horas frente a una fábrica de pescado. Nos ha pasado. =)

En el caso de Caleta Buena, como ya he explicado antes, es casi imposible llegar sin pagar un taxi. La mejor opción es llegar hasta Girón y una vez allí negociar con un taxi o bicitaxi. 

ALOJAMIENTO

En Playa Larga casi todas las casas tienen el cartel de “renta divisa”; es decir, que tienen la licencia para alquilar habitaciones a los turistas. Los precios varían entre 20 y 30 CUC (20-30 dólares) la noche, aunque si llegas por tu propio pie -como en toda Cuba- puedes conseguir una habitación en 15 CUC.

En Playa Girón está el hotel Cubanacán -Cubanacán es también la agencia de turismo gubernamental- que ofrece habitaciones desde 70 CUC la noche. Por lo general los hoteles en Cuba son mucho más caros que las habitaciones en casas, incluso cuando son ‘públicos’.

Osease, en nuestra humilde opinión, la mejor opción es alojarte con locales y buscar la habitación in situ. A lo loco. Jeje.

Dato curioso: estaba echando un vistazo a los alojamientos que se ofrecen online (en una plataforma de viaje de las de reservar gratis y eso) en Playa Larga y Girón -por hacerme una idea-, y veo que los precios no se corresponden en absoluto a la realidad. O sea, las habitaciones se ofertan en 35-40 €, pero si vas sin reserva como mucho vas a pagar 30. Como mucho. 

Nosotros siempre aconsejamos a todo el mundo ir sin reserva -a cualquier lado-, aunque sabemos que es difícil acostumbrarse a viajar sobre la marcha. Pero bueno, ahí queda el dato… 

Además, puedes tener la suerte de llegar a una casa en la que te traten como si fueras familia. Con vecinas que te traen fruta y juegan contigo al dominó. Y eso no se reserva online.

8 respuestas a “Bahía de Cochinos, Cuba.”

  1. Jaja desde la Habana me equivoqué

  2. Hola entonces recomiendas el museo de playa girón ? Porque mi parada sería solo por ir a ahí y luego seguir a trinidad desde varadero
    Gracias !

    1. Hola Selene 🙂
      Nosotros no entramos al Museo de Playa Girón, pero recomendamos mucho la Bahía -y Playa Larga- a todo el que tenga oportunidad de visitarla.
      Sobre todo por sus aguas cristalinas y el ambiente distendido y relajado.
      Calcula a ver si te da tiempo de aprovechar el viaje hasta allí, puesto que desde la Habana te toma unas 3 horas, y no está de paso para ir a Trinidad (los caminos para Girón y para Trinidad se “separan” en Jagüey Grande).
      Puedes echar un vistazo también al post sobre transporte, para hacerte una idea de las opciones.
      ¡Disfruta del viaje!
      Gracias por leernos,
      Ane y Mikel.

  3. Hola! Buen post!
    Cuánto puede costar un taxi a Caleta Buena desde Playa Girón???

    1. ¡Hola! Gracias por el comemtario 🙂
      Debería costar unos 10CUC, pero negociando quizás algo menos.

  4. […] Pocos días después jugamos con el Dominó en un sitio maravilloso de la Bahía de Cochinos. ¿Quieres ver dónde? Clic aquí =) […]

  5. […] BAHÍA DE COCHINOS. El mejor lugar donde hacer snorkel y buceo en Cuba. En nuestra humilde opinión. […]

  6. […] BAHÍA DE COCHINOS. El mejor lugar donde hacer snorkel y buceo en Cuba. En nuestra humilde opinión. […]

Deja una respuesta

Solve : *
14 + 11 =