La laguna de Bacalar y las playas de Mahahual; desde Chetumal

Bacalar es el paraíso. Ha sido -desde que aterrizamos en México en 2016- uno de los sitios que más ilusión me hacía visitar de todo el país. Un top 3 clarísimo; aunque ahora mismo no sepa decidirme por los otros 2. Vamos allá.

¿Qué cambiaría de este viaje? La mafia de los taxis por toda la zona. Lo explicaré en un apartado dedicado al transporte al final de la entrada.

Bacalar, la laguna de los 7 colores

Está en la península de Yucatán, concretamente al sur del Quintana Roo, muy cerca de la frontera con Belice. El agua es cristalina, el fondo es más bien arenoso -clarito- y por lo general apenas cubre. El entorno es precioso y la laguna de cuento. Solo tiene una pega: que todos los accesos son de propiedad privada.

Para disfrutar de esta maravilla al final resulta imprescindible alojarse en hoteles o casas de huéspedes con acceso a la laguna, o pagar la entrada para el día como mínimo. Hay ofertas para todos los bolsillos -o casi-: desde 150 pesos mexicanos por persona por acampar (7€) hasta los 7.000 por persona (350€ aprox) en un todo incluido.La mayoría de alojamientos también hacen la función de balneario, con costes de acceso igual de variados. También hay varias casas en Airbnb a orillas del lago; una opción interesante si viajas en grupo medio grande.

Los chicos que nos recogieron en autoestop (explicaré el tema transporte al final con más detalle) nos recomendaron ir a Buenavista, un pequeño pueblo 30 kilómetros al norte del pueblo de Bacalar, donde el acceso cuesta 30 MXN por persona (1,5€). Debe ser un lugar concurrido más que nada entre los locales, y muy tranquilo. Nosotros -como pocas veces- íbamos con toda la intención de descansar y leer durante horas, así que no llegamos tan lejos; el transporte si no tienes coche es bastante lioso alrededor de la laguna. 

Ecocamping:

Fuimos a pasar el fin de semana de Navidad; osease, esperábamos encontrar Yucatán hasta arriba de gente, por lo que decidimos buscar un sitio tranquilo donde descansar y poco más. Y así fuimos a dar con el ecocamping Yaxché -que también ofrece cabañas y habitaciones- en internet: era súper bonito, no hacía falta reservar, es lo más barato de la zona, y más o menos puedes llegar sin necesidad de un taxi.

Esto es lo que podría denominarse la “zona común” para los huéspedes. Y aunque era temporada alta, y durante el día venían también los que se alojan en el Yaxché del centro, el sitio estuvo tranquilo en todo momento.

Llegamos 10 minutos antes de que cerrara la recepción -ya de noche- y montamos nuestra tienda de campaña. A oscuras podíamos hacernos una idea de a dónde habíamos ido a parar -y porque habíamos visto fotos previamente- pero lo que nos encontramos a la mañana siguiente… eso no me lo podía yo imaginar. E L  P A R A Í S O .

Amanecer de cuento

Como es habitual, casi nadie se levanta antes del amanecer estando de vacaciones. Pero yo sí -já-. Y al pobre Mikel también le tocó salir -a regañadientes-. El problema fue que no sabía a qué hora amanecía, así que puse alarmas cada media hora desde las 5 y media de la madrugada jajaja. A ver, es que ¡no me lo podía perder!

La temperatura no era tan buena como me hubiera gustado, pero teníamos el lago para nosotros solos en lo que el sol asomaba por detrás de los árboles y palapas lejanas. El agua en cambio estaba ideal; se estaba mejor dentro que fuera.

Los siguientes días amaneció siempre nublado, así que mereció la pena mil veces aquel primer madrugón. El recuerdo no me lo quita nadie -ni las fotos :P-.

Consejo: si estás en Bacalar y ves que el cielo amanece despejado… sal a ver el espectáculo. Aunque sea con manta y gorro y de todo. Pero sal.

PD: en el ecocamping rentan canoas dobles a lo largo de todo el día, por unos 150 pesos (7€) la hora. La pena es que las sacan después de que haya amanecido; por cuestión de seguridad.

Tour de los cenotes:

Tanto los alojamientos como los ‘stands’ del centro de Bacalar -junto al fuerte- ofrecen un tour en lancha para recorrer varios puntos de la laguna. Cuesta 150 MXN por persona (7€) y salen cada hora.

Entre otros, te llevan a conocer el cenote negro -llamado así por su color oscuro- el celeste, la isla de los pájaros, y para terminar, te puedes bañar junto a un barco hundido -es un decorado en realidad-.

No estoy vendiendo el tour con el mayor entusiasmo del mundo, lo sé. Lo cierto es que nosotros no lo hicimos -recordemos, estábamos leyendo y tomando el sol por una vez en la vida jaja-, pero varios chicos del hostal sí que fueron y volvieron bastante desencantados. Decían que el “cambio de color” no era tan notorio como te hacían creer, y que para bañarse daba bastante igual meterse en un lado u en otro de la laguna. Como decía, no podemos opinar al respecto, pero ahí queda la información. 

COMER en Bacalar

No es habitual que recomendemos restaurantes o lugares donde ir a comer, pero este merece la pena. A una cuadra al oeste del parque central de Bacalar hay una taquería llamada El Socio. Es donde van a parar todos los locales, y no es de extrañar; todo estaba riquísimo y es muy barato. A pesar de predominar los platos con carne, también tienen un par de guisos veganos, y sirven frijoles de acompañamiento.

Ni siquiera era hora punta, y no había una mesa libre.

Mahahual, el Caribe

Llevábamos algo más de 24 horas tirados al sol -todo un récord-, cuando conocimos a una pareja que venía de la costa; nos contaron que el mar estaba en calma y que apenas había sargazo. Recordemos que el Caribe no siempre es esa postal idílica que anuncian en las agencias de viaje, porque es habitual encontrarte la mar revuelta. 

Con todo esto, decidimos darle una oportunidad -al Caribe mexicano-, y a la mañana siguiente desmontamos el campamento para ir a conocer Mahahual. 

Dentro de lo que cabe, Mahahual está “poco” explotado para ser la Riviera Maya y la playa es de acceso libre. Aunque, eso sí, está repleta de hamacas, butacas y sombrillas que llegan literalmente hasta el agua, y tienes que consumir en los restaurantes para ocuparlas. Por eso está libre de sargazo, porque los restaurantes se encargan de pasar el rastrillo constantemente.

Aquí se puede ver la playa limpia, repleta de hamacas -hasta el agua literalmente-.
Entre restaurantes y zonas reservadas a hoteles hay pequeños huecos donde puedes plantar tu toalla. Estuvimos una hora y algo, y nadie nos dijo nada.

Snorkel

Hay dos zonas para hacer snorkel frente a Mahahual. A una de ellas -al norte- se llega nadando, y a la otra es más práctico ir en lancha.

Para los estándares de la Riviera Maya los tours son bastante económicos; por 200 MXN (10€) te llevan hasta la zona de snorkel, te prestan el equipo -chaleco incluido- y un guía te acompaña por el arrecife. En total es como una hora de recorrido; con desplazamiento incluido.

Buceo con botella

Una vez más, para los estándares de la costa turística mexicana -como pueden ser también Los Cabos en BCS, las inmersiones con botella son bastante asequibles.

Con el equipo de Mahahual Dive Center (Padi oficial) una inmersión cuesta 55 USD, y si haces dos inmersiones en el mismo día el pack son 80 USD.

Estuvimos hablando con el encargado del centro de buceo, y nos comentó que la experiencia varía un poco dependiendo de cuánto sargazo haya por la zona en el momento. Ha habido veces en que llega una bolsa gigante de algas -que puede llegar a hundirse hasta los 5 metros- y cuando llegas al lugar de la inmersión tienes que atravesar una nube de sargazo para llegar a un punto donde recuperas la visibilidad.

Parecía bastante legal y sincero -a diferencia de algunos guías que no dudan en mentirte descaradamente para que les compres el tour- y, la verdad, yo esperaría a hablar con él y ver cual es la situación del mar el día que llegas. Puedes reservar el mismo día, y las ‘excursiones’ salen a partir de las 09:00 – 10:00 de la mañana, durante todo el día.

Banco Chinchorro: 

Es un atolón natural ubicado a unos 40 kilómetros de la costa -algo más de una hora en lancha-, y es popular para bucear debido a que hay restos de varios naufragios.

Es considerada área protegida, y según entendimos nosotros, desde las instituciones públicas medioambientales recomiendan preservar la zona -aunque sin llegar a prohibir el buceo, por ahora-. De todos modos, en Mahahual mismo ofrecen tours para visitar el Chinchorro, aunque -eso sí- el precio de la inmersión pasa a ser directamente el doble. La excursión para el día, con dos tanques, cuesta en torno a los 150 USD.

También es posible hacer snorkel por 90 USD; transporte y picoteo incluidos.

En esta ilustración están señalados los diferentes naufragios que se pueden visitar, entre otras cosas. El gato pasa del tema.

Chetumal

Estaba dándole vueltas a ver qué podía decir de Chetumal, y lo cierto es que no tiene gran cosa. Es el lugar de paso para aquellos que aterricen en su aeropuerto; aunque si vas a salir de allí en taxi o coche de alquiler ni siquiera es necesario entrar al centro.

Si -como nosotros- buscas la parada de taxis colectivos, hay que andar unos 25 minutos desde el aeropuerto.

El taxi colectivo son 45 pesos por persona desde el centro. Del aeropuerto salen taxis colectivos también, en 100 pesos por persona. Dejaré más información sobre transportes al final de post.

Al ser una ciudad costera tiene un largo malecón, pero el paseo no es especialmente merecedor; una carretera de 4 carriles separa los jardines del mar y le quita bastante encanto.

Casualmente nosotros paseamos por Chetumal el 25 de diciembre y para colmo -vale, era de esperar- estaba todo cerrado. Hacía mucho calor y terminamos matando el tiempo en el aeropuerto -con aire acondicionado- a la espera del vuelo.

* Lógicamente suponemos que habrá varios lugares donde comer o tomar algo, pero por mucho que buscamos no encontramos nada con ninguna opción vegana. Tan solo vimos marisquerías -dos- abiertas xD

TRANSPORTE: La mafia de los taxistas

No es el primer lugar -ni el último- en el que los taxistas se “reparten el territorio”, pero lo cierto es que en la zona de Chetumal y Bacalar resulta bastante abrumador.

Los taxis de Chetumal tienen prohibido recoger pasaje en Bacalar, y viceversa. O sea, que si un taxista de Bacalar ve uno de Chetumal -aunque sea taxi oficial del aeropuerto- llegar de vacío y salir de un hotel con gente a bordo, lo normal es que lo paren y le “bajen el pasaje”. Una vez -me lo contó un chico local- llegaron 6 taxistas a cerrarle el paso a otro de Chetumal y le dieron una paliza. Que no creo que pase siempre -ni mucho menos-, pero parece que con esto basta para que los coches de Bacalar cobren las tarifas exorbitadas que cobran.

A todo esto hay que sumarle el hecho de que haya muchísimo extranjero de turismo; los taxistas prefieren subir a “güeritos” porque son más fáciles de timar. Aunque hay unas tarifas regulares, no están escritas en ningún lado y solo “por probar” normalmente te pedirán el doble. Pero vamos, nada nuevo bajo el sol.

CHETUMAL – BACALAR

ADO:

La compañía de autobuses ADO tiene una ruta que conecta Chetumal con Bacalar (40 MXN si compras el pasaje online), y otra que te lleva desde el mismo aeropuerto a Bacalar (140 MXN por persona).

Lo “malo” de este modo de transporte es que no tienen demasiada frecuencia y puede resultarte difícil hacerlo coincidir con tus horarios de llegada y salida.

De todos modos, si eres de los que prefiere llevar todo organizado y reservado con antelación esta es tu mejor opción.

Taxi colectivo / combi: 

En el aeropuerto ofrecen taxis colectivos desde 90-100 MXN (5 euros) por persona. Si sales hasta la parada de taxis colectivos, son 45 MXN por persona.

No es fácil dar con la parada de combis -furgonetas- que salen para Bacalar, y queda más alejado, pero el precio es el mismo que en los taxis colectivos.

El camino de vuelta, en cambio, no tiene pérdida. Por la carretera frente al ADO de Bacalar pasan las vans y los mini buses continuamente para Chetumal. Aunque no entran cerca del aeropuerto y luego toca caminar un poco.

Taxi privado: 

Si quieres ir en taxi privado directo desde el Aeropuerto, cuesta 500 MXN y te llevan hasta el hotel que les indiques.

Si sales caminando hasta la primera rotonda en dirección al centro de Chetumal, hay otra parada de taxis, y aquí -en teoría- el taxi debería costar entre 180 y 200 MXN (9-10 euros). O ese es el precio para los locales; es decir, lo que cuesta el pasaje de 4 personas en colectivo por el trayecto. Pero si te ven con pinta de turista te dirán que el precio son 350 MXN y como mucho te lo pueden rebajar a 250-300 MXN. Vamos, que hay que regatear duro.

BACALAR: desde el centro a los hoteles en la laguna

Taxi:

Una vez en Bacalar -donde los taxis son blancos con azul- el mínimo por desplazamiento son 150 MXN (7€). En nuestro caso el alojamiento estaba a 7 km del centro, y eso era lo que nos querían cobrar “porque es la tarifa establecida”. Nos fuimos andando y nos recogieron en autoestop a mitad de camino.

Autoestop:

Como suele ocurrir en las ciudades, no era fácil encontrar el punto donde ponerte a pedir raite para salir de Chetumal a Bacalar, así que el primer tramo lo hicimos en colectivo.

Una vez en Bacalar en cambio, la carretera que va para Cancún está a pocas cuadras del centro y al no haber desvíos por el camino, es muy fácil hacer dedo.

Nuestro “problema” -por eso tuvimos que andar 3 o 4 kilómetros hasta que nos recogieron- fue el haber llegado de noche. Todavía era una hora prudente -alrededor de las 7 de la tarde- pero el sol se había metido ya. Y claro, al haber poca visibilidad caminábamos “algo más alejados” de la carretera. Por suerte pasó un grupito de jóvenes que de hecho -así nos lo contaron- venían pensando ” a ver si vemos a alguien pidiendo raite, y así podríamos ayudarlos”. Y un minuto después aparecimos nosotros =)

Conocemos a más gente que ha hecho autoestop alrededor de la laguna de Bacalar, y aunque -como en todos lados- en más fácil que te den raite si eres mujer o hay una mujer en el grupo, también a los chicos los han ayudado.

Como siempre, preguntamos -en este caso a una joven súper maja que iba con nosotros en el colectivo- a ver si era segura la zona para hacer dedo, y nos dijeron que sin problema. Debe ser habitual, aunque también es cierto que es más habitual en locales. Jejeje.

Combis:

Hay muchas combis (mini autobuses) que pasan por Bacalar en sus rutas -desde o hacia Carillo Puerto, Mahahual, Chetumal, etcétera-. Todas paran frente a la estación de ADO -sobre la carretera- y por 16 MXN (0,70 €) te “deben” dejar en el cruce para tu hotel. He entrecomillado el “deben”, porque aunque así se mueven los locales de un lugar a otro, los conductores suelen poner pegas para llevar a turistas. De nuevo; porque no quieren líos con los taxistas. Pero si insistes, al final te llevan.

Si tu hotel esta sobre la carretera al norte de Bacalar -ciudad-, deberás esperar en el lado este de la carretera; en el ADO. Si vas hacia el sur de la laguna, debes cruzar la carretera y esperar en el lado oeste.

MAHAHUAL

ADO: 

ADO pone un autobús diario para ir desde el aeropuerto de Chetumal hasta Mahahual por 230 MXN (11€); aunque si lo tomas en la estación de buses de Chetumal cuesta 120 MXN. El trayecto son 2 horas y sale a las 12:00 de Chetumal y vuelve a las 19:00 horas de Mahahual.

En nuestro caso, se llenó en Bacalar y se quedaron sin poder subir más de 10 personas, por lo que trajeron otro autobús de refuerzo. Nosotros subimos al primero, así que no sé cuánto más tuvieron que esperar. Si te subes al bus en Bacalar, el recorrido es más corto por lo que el pasaje cuesta 100 MXN.

Combis Mahahual – Chetumal:

Si lo buscas por internet, el servicio de ADO parece la única opción para llegar en transporte público, pero lo cierto es que hay combis cada media hora realizando este mismo trayecto, por el mismo precio.

Hay dos servicios: “Caribe”, la línea local de ADO, que sale desde la estación de ADO, en la calle principal, y la compañia “Mahahual-Chetumal”, al otro lado del estacionamiento donde para el ADO. La primera sale a las en punto, y la segunda a las y media. Esto asegura transporte entre las 0530 y las 2030.

La foto no es ninguna maravilla, pero es que el horario estaba rotulado en la ventanilla de la furgoneta, e hice lo posible para dar con un fondo liso que se prestara a leer los números. Jaja.

Vamos, que en realidad hay transporte público cada 30 minutos que conecta Mahahual con Chetumal, pasando por Bacalar. Y en el caso de estas combis -punto a favor-, puedes bajarte a la altura que quieras del recorrido. Es decir, puedes pedirles que te dejen en el cruce de la carretera que más te convenga para llegar a tu próximo destino.

Encuentra más guías Viajarsinprisa  

Si todavía te queda alguna zona de las que hemos visitado por conocer, no te pierdas la mini colección de Guías de Viajarsinprisa que estamos preparando poco a poco y con todo el cariño del mundo. Busca tu destino ideal en el Menú desplegable, o accede directamente desde aquí. 

Una respuesta a “La laguna de Bacalar y las playas de Mahahual; desde Chetumal”

  1. […] LAGUNA DE BACALAR y el mar en MAHAHUAL; desde Chetumal […]

Los comentarios están cerrados.