Sierra de Juárez, Oaxaca

La Sierra de Juárez -o Sierra Juárez a secas- se encuentra en la región conocida como Sierra Norte, al norte de la capital del Estado de Oaxaca, México. Está considerada como una de las áreas de mayor biodiversidad del mundo, y la buena conservación de sus bosques se debe en parte a la gestión que realizan las comunidades de la zona.

Concretamente en la Sierra de Juárez, los pueblos mancomunados cuidan de la sierra y se encargan de que la explotación de la misma -hoy en día bastante enfocada al turismo- sea sustentable. Este ‘control’ es precisamente una de las razones por las que se encuentra en tan buen estado, aunque también puede resultar un ‘limitador’, según qué planees hacer durante tu visita. Mejor dicho; cuánto te quieras adentrar en la sierra -por tu propia cuenta y riesgo-.

Qué ver: nuestra experiencia.

Pueblos mancomunados: senderismo y acampada. 

Antes de nada, quiero aclarar que el entorno es precioso y la gente súper amable. Porque es probable que nuestra impresión del lugar suene un poco fatalista; pero es tan solo en lo que a ‘gestión-sobre-protectora’ se refiere. Porque -aunque en parte lo entendemos- nos encontramos con que todo está ‘demasiado’ limitado.

La Sierra Juárez está gestionada y cuidada por pequeñas comunidades denominadas Pueblos Mancomunados, llamadas Santa María Yavesía, Santa Catarina Lachatao, San Miguel Amatlán, Latuvi, Benito Juárez, Cuajimoloyas, Llano Grande, La Nevería e Ixtlán. Desde hace un par de décadas, estas comunidades han ido desarrollando una oferta de ecoturismo, obteniendo así un ingreso extra para las comunidades, además de trabajar en preservar sus bosques.

Cada uno de los pueblos ofrece a los turistas cabañas, paseos a caballo, zona de acampada, rutas de senderismo, etcétera. Los propios vecinos de la zona hacen a la vez de guía -si lo requieres-, y también tienen comedores comunitarios cerca de las oficinas de información. No es que el lugar esté sobre explotado -aunque el tema de accesibilidad a algunos puntos podría cuestionarse, como el Mirador de Benito Juárez-, es más bien que la línea entre lo que puedes y no puedes visitar está bastante marcada. Sobre todo si tenemos en cuenta que te encuentras en plena sierra, y uno podría esperar encontrar absoluta libertad de movimiento.

Camino real: 

El Camino Real unía la ciudad de Oaxaca con Tabasco, pasando por Veracrúz. La ruta de comunicación entre Monte Albán y el Golfo de México en tiempos precolombinos, más tarde fué utilizada por los conquistadores para transportar el saqueo de los Valles Centrales de Oaxaca hasta Veracruz, principal puerto de la conquista de México.

Por supuesto, rememorar la aventura que hubo de ser recorrerlo a pie, como lo hicieron tanto unos como otros, es el teórico plato principal  de senderismo en la región. La mala noticia; nadie quiere que lo hagas, y menos con los medios mínimos.

Para variar, la ausencia de una cultura de senderismo lleva a que no haya ni mapas, ni la más mínima señalización, como en la mayor parte de los casos en México. Las oficinas de turismo en el valle lo publicitan como una gran aventura, y la imagen que se vende es de que se puede llegar a cruzar toda la sierra andando, siempre que tengas tiempo y moral.

Sin embargo, una vez que llegas a los principales pueblos mancomunados, los guías -que son toda la población- se te echarán encima para venderte-obligarte a contratar sus servicios, aunque solo quieras hacer una tarde tranquila de senderismo. Citarán riesgos mortales como víboras, te explicarán que no hay helicópteros para ir a recogerte si te pierdes o lesionas, y cuando vean que antes de tener que andar de la mano de un desconocido por el monte, te vuelves para la ciudad, quizás, solo quizás, te den un par de indicaciones a regañadientes. Por tanto, nada de seguir un sendero tipo GR europea.

Lo positivo; si bien los senderos no aparecen marcados, puedes comprar un mapa de la zona, llevar una buena cantidad de batería para el GPS, y una brújula, y una vez que los guías acepten que no vas a contratar sus servicios, echarte por tu cuenta y riesgo al monte. Y evidentemente, la aventura será bastante más épica que seguir una GR. Hay unos 150km de sierra hasta salir a la vertiente del Golfo. Yo me quedé con las ganas de hacer un par de días.

La zona estaba bastante tranquila cuando fuimos nosotros; sin embargo, como en todo México, es conveniente consultarlo primero. Y si preguntas a los guías, incluirán el riesgo de asalto junto a las víboras. Si a ti te parece que añadir a un paisano desarmado -y mejor- sin la más mínima idea de primeros auxilios es una potencial solución a lo primero o lo segundo, ve con ello.   

Cómo moverte entre los Pueblos Mancomunados: 

Como mencionaba antes, en teoría hay senderos para ir de un pueblo al otro sin tener que seguir la carretera -pista sin asfaltar, pero en buen estado-. Pero lo más común es llegar por carretera al pueblo -el que sea- y una vez allí, realizar alguna de las rutas circulares que tienen marcadas.

En las oficinas de información -las comunidades son pequeñas y están sobre la carretera, así que no tienen pérdida- te indican las diferentes rutas que hay en la zona y los puntos que puedes visitar. Allí mismo te inscribes y pagas una pequeña cuota; ya sea por acampar, por subir al mirador, o por realizar un senderismo de 3-5 horas.

Lo cierto es que el tipo de gestión que nos encontramos no nos gustó demasiado. Porque, aunque entendemos que en parte sea así para su conservación, el resultado es que el visitante se encuentra limitado en plena naturaleza. Me explico: tienes que pagar por cada paseo que quieras dar por el bosque como si se tratara de una atracción de feria. Como mencionábamos, te ‘aconsejan encarecidamente’ llevar guía, y si prefieres ir por tu cuenta, también pagas el ‘acceso libre’ por ir a tal sitio o al otro.

La justificación es que así evitan que nadie se pierda en el monte, porque si eso ocurre no tienen los medios para acudir al rescate. Y lo entiendo -incluso lo comparto, que a precavida no me gana nadie-, pero si hablamos de un camino de poco más de una hora alrededor del pueblo, te acabas sintiendo un poco cohibido.

El Mirador de Benito Juárez -y Benito Juárez-

 

El pueblo mancomunado de Benito Juárez fue el primero en ofrecer servicios para turistas como cabañas, alquiler de bicicletas, tirolesas, etcétera. Hoy en día ofrecen 3 ‘tours’ que consisten en visitar El Mirador, las cascadas o Piedra Larga -un mirador-, y se pueden hacer andando, en bicicleta o a caballo.

Nosotros decidimos subir al Mirador por la ladera sur, aunque el guía que se encontraba en el puesto de información nos aconsejaba subir por la pista de carretera -que es por donde sube toda la gente con el coche-. Al final, como vio que estábamos decididos a hacerlo por el bosque, nos indicó dónde encontrar el camino para empezar el ascenso, sin ponerle mucha alegría.

Av. Benito Juárez es la carretera que conecta con el valle, y los caminos blancos que salen en el mapa son las pequeñas carreteras que conectan el pueblo con las casas y comunidades cercanas.

El sendero sur al Mirador:

El recorrido -solo la subida- es de poco más de 1 hora. Para dar con el sendero, hay que caminar 1 km por la pista que sale desde la plaza del pueblo hacia el Este, cruzar el portón de madera -que seguramente esté abierto-, y unos 50 metros más adelante, subir por el caminito que sale hacia la izquierda ladera arriba. Y desde ese punto hay que seguir el camino -caminito que se ve que está pisado, pero no está señalizado- hasta que llegas al puente colgante, en el otro lado de donde se encuentra El Mirador.

La verdad: no estamos seguros de haber subido por el camino al que se refería el guía -las de arriba son sus instrucciones-, pero lo cierto es que llegamos sin perdernos. Estás cerca de la comunidad en todo momento, así que la orientación no es complicada. Hicimos el camino de vuelta por la carretera -en autoestop-, y es mucho más bonito el recorrido que va por el sur, porque caminas entre bosques y árboles y naturaleza. Pero hay mínimo dos opciones para subir al Mirador; dicho queda.

El Mirador: 

Como bien dice su nombre, es un mirador. Construido sobre la cima -3.000 metros sobre el nivel del mar-, hay que subir una escala vertical para llegar a él -no demasiado aptas para gente que tiene vértigo-. Si está despejado dicen que puedes llegar a ver el pico de Orizaba (Estado de Puebla), y aunque no sea el día más claro, los valles se ven genial desde allí; tanto Teotitlán -el primero bajando de la sierra-, como la misma ciudad de Oaxaca algo más lejos.

Puente colgante: 

El puente une la cima en la que se encuentra el Mirador con la cima contigua formando un contraste curioso, y sobre todo, ofreciendo al visitante una panorámica increíble. Hay que apuntar, que los fines de semana sube mucha gente y es complicado encontrar el momento para disfrutar del puente tú solo. ¡Ah! Y el puente -como es lógico- se mueve mucho, así que es más cómodo cruzarlo en grupos pequeños. También hay que apuntar que su única finalidad es decorativa, no hay nada que comunicar.

Ni idea de cuánto peso resistirá 😛

Tirolesa:

Hay un sistema de tirolesas que triangula el pedrusco donde está el mirador, con la otra cima conectada al puente colgante y con el estacionamiento. O sea, que si te apetece, puedes lanzarte en tirolesa hasta el parking, con un total de 3 tramos. 1 tramo cuesta 100 MXN (5€), y los 3 tramos al completo cuestan 200 MXN (10€).

Ecoparques turísticos: Ecoturixtlán.

Nosotros fuimos exclusivamente a Ecoturixtlán (a unos 8 km del pueblo de Ixtlán, donde llegamos), pero por toda la Sierra de Juárez los hay. Son zonas delimitadas, con un servicio de camping, baños y restaurante; además del acceso privado y la seguridad, entiendo.

El precio para acceder varía entre los 10 MX y los 50 MXN por persona (0,50 – 2,50 €). En Ecoturixtlán, el acceso es gratuito si vas a quedarte a dormir y solo pagas los 50 MXN por persona (2,50 €) que cuesta el permiso para acampar. Las cabañas dobles cuestan en torno a 400 MXN (20 €) si no recuerdo mal. Y una vez dentro, te puedes mover libremente por un terreno bastante extenso -y cuidado-.

En los ecoparques los caminos están señalizados -con un aproximado de la distancia hasta el punto marcado- y los tramos que podrían considerarse más ‘complicados’ están adaptados o tienen escaleras instaladas, para hacer más fácil el acceso a las grutas, cascadas, río, lo que sea que haya.

En el caso de Ecoturixtlán, el paseo más recurrido consiste en ver las dos entradas de una gruta enorme por la que cruza un río. Llegas a ver las dos entradas, pero el recorrido lo haces por fuera, claro. Y también vimos una tirolesa instalada, pero solo la ‘ponen en marcha’ si lo pides en recepción -sobre todo en temporada baja-.

Si los demás se parecen, el balance es muy positivo; es una opción de bastante bajo impacto -siempre que obviemos el criadero de truchas, presente en prácticamente todos los lugares con agua dulce en México-, está muy bien gestionado, con los baños limpios y los espacios muy bien cuidados.

El atardecer y amanecer traen consigo hordas de mosquitos, a tener en cuenta.

Cómo llegar a la sierra y cómo desplazarte:

Dejo por aquí un pequeño mapa de referencia, para poder explicar mejor los transportes.

Si tienes coche, cualquiera de los caminos que he marcado en el mapa son válidos para llegar a la sierra, y el camino más rápido dependerá del punto al que te dirijas exactamente. La carretera en naranja está asfaltada, denominada Oaxaca-Tuxtepec, por lo que es más fácil de recorrer aunque también tiene muchas curvas. La carretera que he subrayado en verde, llamada Avenida Benito Juárez, es más bien una pista y no está asfaltada. De todos modos, quiero remarcar que ambas estaban en buen estado cuando visitamos la zona, aún y siendo época de lluvias.

Si viajas en transporte público y/o autoestop, desde la estación de ADO -Avenida 5 de Mayo sobre Niños Héroes; muy cerca del centro de Oaxaca- salen autobuses a Tuxtepec cada hora y media. Esta línea de autobuses -o combis- cruza toda la sierra por la carretera Oaxaca-Tuxtepec y puedes pedir que te dejen en el punto que quieras. En nuestro caso, fuimos hasta Ixtlán de Juárez y desde allí anduvimos e hicimos autoestop. La carretera Oaxaca-Tuxtepec es el camino más rápido para cruzar la sierra, lo que hace que tenga tráfico constante pero fluido.

El trayecto desde Oaxaca a Ixtlán son 55 MXN por persona (2,5 €) y tarda hora y media.

También hay un servicio de autobús que cruza por la Avenida Benito Juárez pasando por los pueblos mancomunados, pero tan solo realiza el recorrido una vez al día, y es a primera hora. Por ejemplo, preguntamos por él a la salida del Parque Ecoturixtán, y allí es a las 5 de la mañana. Lo cierto es que una vez allí -en la sierra en medio de nada- es muy sencillo moverte en autoestop porque así funcionan ellos en su día a día, así que no tenemos demasiados datos sobre este autobús. Solo sabemos que existe. Jaja.

La Avenida Benito Juárez solo es «útil» si vas concretamente a alguno de los pueblos que hay sobre la carretera; y ni son muchos, ni están demasiado poblados. Lo que quiero decir con esto es, que puedes tener que esperar una hora hasta que pase alguien y te recoja. Así que, mi consejo personal es que calculéis el desplazamiento con tiempo de sobra para realizarlo caminando si fuera necesario.

Una vez en Benito Juárez -en el pueblo mancomunado y no en la avenida/carretera-, vuelve a haber servicio público de transporte, conectando la sierra con el valle. Hay mixtas -pickup- que realizan la ruta entre Teotitlán del Valle y Benito Juárez; aunque nos advirtieron de que en domingo el servicio suele ser mínimo -o inexistente-.

Lo cierto es -una vez más-, que nuestro último raite -autoestop- nos llevó hasta el valle y ni siquiera tuvimos la opción de estudiar el sistema de transporte público. Pero antes habíamos preguntado a varios vecinos por el camino, y todos coincidían en que era fácil bajar desde Benito Juárez al valle de Teotitlán.

Resumiendo: el único tramo sin transporte público está entre el cruce hacia Latuvi -el círculo rojo del mapa- y el pueblo Benito Juárez; 25 kilómetros en total. Pero como solo hay una pista y no tiene desvíos, se vuelve muy sencillo hacer autoestop. Además la gente de la zona está acostumbrada a moverse en raite y recoger autoestopistas, y es muy amable.

Alojamiento: acampada y/o cabañas.

A lo largo y ancho de la sierra hay varios Eco-Parques adaptados para el turismo; con zona de acampada, cabañas, restaurantes y baños. En los mismos pueblos mancomunados también tienen zonas habilitadas para acampar.

El precio para acampar oscila entre los 50 y 100 MXN (2,5 – 5 €) por persona y noche, y el precio de las cabañas dobles entre 300-400 MXN (15 -20 €) la noche.

De todos modos -y esto es una impresión personal-, si te encuentras ‘alejado’ del centro urbano, suponemos que también podrás acampar, siempre y cuando no molestes a nadie y cuides el entorno.

A tener en cuenta: Benito Juárez se encuentra a 2.800 metros sobre el nivel del mar, y casi toda la sierra está por encima de los 2.000 metros. Es decir; por la noche hace frío. Bastante. Es recomendable llevar un buen equipo si se va a acampar, porque las temperaturas pueden rozar los cero grados.

Dónde comer:

Lógico: la oferta es limitada pero no te vas a quedar con hambre. Los pueblos son pequeñas comunidades y no hay cadenas de restaurantes, ni grandes superficies. En los más grandes -Ixtlán de Juárez, por ejemplo- hay varios comedores y tiendas, pero en Benito Juárez en cambio sólo hay un comedor en la plaza central del pueblo.

Si vas en coche, sobre la carretera hay varios restaurantes que ofrecen truchas -y más comida, suponemos-, porque por la zona pasa un río en el que las suelen pescar, amén de la ya mencionada presencia de criaderos. Si vas en autoestop, y por tanto no tienes tanta opción de ir parando en cada sitio que anuncie truchas, será más sencillo que te limites a los comedores que hay dentro de las propias comunidades. Comidas sencilla, pero ricas y bastante económicas. También tienen opción vegana; normalmente entomatadas o enfrijoladas.

¡También hay un VIDEO #viajarsinprisa de la Sierra de Juárez! ¡Yuju!

Es probable -quien sabe por qué- que os resulten familiares los fotogramas que acompañan el post. Y es que hace unos meses subimos a Youtube un video-diario-de-viaje sobre justamente esta excursión. =)

Haz clic en la imagen o en el texto para ir al vídeo en nuestro canal de Youtube =)

 

Una respuesta a “Sierra de Juárez, Oaxaca”

  1. […] A diferencia de otras zonas controladas por ejidatarios que hemos conocido en México –me viene a la mente la Sierra Norte de Oaxaca-, aquí te dejan andar por libre. Los senderos están bastante pisados, y si tienes buena […]

Deja un comentario