Mochileros: qué me llevo de viaje

No importa si vamos para 1 semana, 2 meses o 1 año. Los únicos factores que tenemos en cuenta para variar el contenido de la mochila son básicamente tres: el clima, el hecho de si acamparemos o no, y si vamos a costa o a interior.

A lo largo del post intentaremos explicar las variaciones que solemos hacer, y el razonamiento tras ellas. Pero empezaremos por lo básico; esas cosas locas -como la ropa- que llevamos tanto al mar como a la montaña.

POSDATA: Viajarsinprisa está registrado como afiliado de los grupos Alibaba y Amazon -por ahora-; porque es donde nosotros compramos nuestra equipación al 99%. A lo largo de este post compartiré algunos links (sobre todo de electrónica y sistema de acampada) que te llevan a la web del vendedor. Solo compartiremos enlaces de los productos que nosotros hemos comprado anteriormente.

¿Qué significa esto? Significa que si realizas alguna compra por medio de estos enlaces, el portal de ventas nos remite una pequeña comisión. Comisión, que por cierto, paga exclusivamente el vendedor, sin que suponga ningún incremento en el precio que obtiene el comprador (tú, en este caso).

Posdata nº2: si quieres echarnos una mano con la financiación de la web, y si tenías pensado comprar algo en Amazon… puedes acceder a Amazon.es desde el banner de nuestra página de inicio 😛 A ti no te subirá el precio del artículo, y a nosotros nos darán unos pocos céntimos. Mil gracias.

Ahora sí; vamos con ese listado de qué llevarnos de viaje. 

Ropa y calzado: 

Normalmente partimos de casa vestidos con la ropa de más abrigo. No porque no entre en la mochila -debe entrar holgadamente, ya hemos cometido este error-, sino porque viene bien en caso de que el AC del autobús/avión esté controlado por el Rey de la Noche.

  • Pantalón largo que sea cómodo. 
  • Zapatillas o botas de trekking. 
  • Muda + camiseta + calcetines.
  • Riñonera o cartera donde guardar la documentación importante y el dinero.
  • Cortavientos. Aunque viajes a un sitio cálido, siempre habrá momentos en los que agradezcas algo de abrigo; por el aire acondicionado del avión, del autobús, en la cima del monte cuando sopla el viento, una tormenta tonta de verano… nunca está de más.

El resto, lo metemos bien empaquetado en la mochila. En mi caso -Ane- suelo preparar churritos de muda+calcetín+camiseta; porque así veo rápidamente cuantos cambios de ropa me quedan limpios y me organizo mejor.

  • 2 o 3 churros de «cambio de ropa». 
  • 1 pantalón corto.
  • Camiseta térmica. 
  • Mallas térmicas.
  • Chanclas o calzado de río. 
  • Bikini /bañador. 
  • Poncho para la lluvia. 

A Mikel el pantalón corto se le hace redundante con el bañador, por lo que solo lleva este último.

Las mallas y la camiseta térmica abultan lo que un churrito, pero aumentarán el rango de temperaturas en unos 5ºC, lo que resulta muy práctico.

Normalmente los pantalones -tanto el largo como el corto- suelen ser pantalones de deporte o de trekking; que son más cómodos y ligeros. Solamente llevamos vaqueros si el 80% del viaje va a consistir en visitar zonas urbanas / ciudades.

Las capas las llevamos siempre; incluso a la playa. Aquí el POR QUÉ =)

Multifunction 3F Ul Gear Ultralight Rain Jacket

  • Hemos probado varias (más de las que nos hubiera gustado) capas de lluvia a lo largo de los años, y con las últimas que compramos -las del link que he dejado aquí arriba- son las que más nos han convencido. Son ligeras, impermeables de verdad, y en caso de emergencia pueden servirte para montar un refugio. 

¿Tan poca ropa para un mes? 

Es sencillo: lavas la ropa -a mano, o como puedas- cada vez que tengas oportunidad. Lo peor que te puede pasar es oler un poco mal un día -jajaja- y nadie ha muerto de eso.

Siempre -o casi- habrá momentos a lo largo del viaje donde puedas lavar o poner tu ropa a secar.

Neceser: 

  • Cepillo y pasta de dientes. 
  • Pastillas de jabón. Shampoo sólido y jabón corporal.
  • Desodorante. En nuestro caso llevamos un desodorante casero que consiste en una pasta de bicarbonato con aceite de coco.
  • Peine de viaje. 
  • Unas pocas tiritas, apósitos hidrocoloides, gasas, esparadrapo, pinzas de depilar y unas cuchillas de bisturí. 
  • Lentillas y líquido.
  • Tapones para los oídos.
  • Crema solar compatible con arrecifes.

El kit de primeros auxilios puede parecer corto, pero es absurdo llevar cosas que no sabemos cómo utilizar. De ahí que solo haya cosas «para tapar» y limpiar heridas, que es todo lo que sabemos hacer.

Después de eso, alguno se preguntará porqué las cuchillas de bisturí. La respuesta está en las garrapatas. Sin una cuchilla es fácil dejarse restos de una garrapata dentro del mordisco al sacarlas. Y por tanto, aumenta el riesgo de infección y transmisión de enfermedades, como la de Lyme. Hay que tener en cuenta que si la garrapata se elimina del todo en las primeras 24h, es difícil que haya problemas.

Y luego están los hidrocoloides. Conocidos por una de las marcas comerciales (Compeed, por el nombre de hidrocoloides se encuentran alternativas más baratas, y de mayor tamaño en internet), cada vez que usamos uno, acabamos más maravillados. Y aunque el prospecto diga lo contrario, funcionan de maravilla en heridas abiertas, siempre que estas se hayan limpiado bien antes. Tenemos la percepción de que, al no tener que andar cambiando el apósito cada poco tiempo, es más difícil infectar la herida, que se regenera más rápido.

Es importante llevar crema de sol compatible con arrecife, para así no dañar los ecosistemas en los que nos metamos a bañar; ya sea en el mar, en cenotes, ríos… Para ello, las cremas tienen que ser sin Octinoxato ni Oxibenzona.

Los tapones para los oídos pueden parecer una tontería, pero tanto en hostales, como cuando sopla el viento contra tu tienda de campaña… te pueden solucionar la noche.

Si vamos de playa:

Aunque también podría servir si vamos a visitar algún lago, río, pozas, cascadas… todo lo que sea plan «acuático».

  • Sábana matrimonial; sustituye el pareo o la toalla de playa. Es mucho más ligera y entran dos personas cómodamente. Si vamos con intención de estar tirados bajo un árbol o en el césped, también la llevamos.
  • Toalla de gamuza: si no llevamos sábana, y puesto que tampoco llevamos toallas de ducha, una toallita de estas es útil para secarte aunque sea un poco. Por si te encuentras un río donde meterte y al salir no quieres esperar a secarte al fresco para vestirte.
  • Snorkel: solo cuando sabemos que habrá sitios donde bucear.
  • Bolsa estanca: es manía mía -Ane-, pero suelo llevar una bolsa resistente al agua en la que meter los pasaportes y los móviles si vamos a dejar nuestras mochilas en la orilla con intención de pasar un buen rato haciendo snorkel. Por ejemplo:

Sistema de descanso:

El punto clave para reducir peso. De momento, hemos probado varias configuraciones, y si bien está ya bastante maduro, seguimos investigando mejoras. El actual se compone de tienda, esterilla, saco y aislantes.

  • Tienda: 3f UL Lanshan 2. Se trata de una tienda ultraligera china, se puede conseguir a través de Aliexpress a precios alrededor de los 80€, y pesa 900gr. Con los palos de trekking para hacer de estructura, 1100gr, muy por debajo de, por ejemplo, dos hamacas normales. Es importante tener eso -el que viajamos dos- en cuenta, ya que optimizar el sistema para una sola persona sería distinto.
  • Palos de trekking: sobre todo porque son el soporte de nuestra tienda de campaña -que va sin varillas-.
  • Esterilla: Naturhike de huevera con recubrimiento de Mylar. También, a través de Aliexpress. Es una esterilla de 1.90 que proporciona buen aislamiento, no se puede pinchar, y hace de estructura para la mochila. No solo es diferencial con el frio; también ayuda en la arena caliente. Cuesta como 20 – 25 € la unidad.
  • Saco: Naturhike de 15ºC. Es un saco ligero y barato. Llevan tres años con nosotros, enseguida estás por debajo del rango y se hace necesario usar ropa en el interior. Aquí es donde una camiseta térmica y un par de mallas suponen una gran diferencia. La próxima mejora probablemente será sustituirlos por un sistema de edredón.
  • Print de mylar: llevamos una capa de mylar, sobre la que montamos la tienda de campaña. Principalmente para aislarnos de la temperatura del suelo -ya sea del frío o del calor- y por otra parte, también protege el suelo de la tienda, que es de un material muuuuy fino.
  • Sacos de Mylar: estos son para «emergencias». No ocupan nada, y en caso de estar pasando mucho frío, puedes meterte con tu saco dentro de este otro.

3F UL GEAR para 2 personas Ultralight Camping.

NatureHike 1 Man Outdoor EVA Foam Camping Mat Ultralight.

3F UL Gear Large Capacity Backpack 45L Ultralight – 3 colores

Double-sided Aluminum Film Ultralight Mat Tent Accressories

En realidad más de media mochila se compone de todo lo necesario para acampar. Por eso, recomendamos plantearse siempre si se va a aprovechar el camping lo suficiente como para doblar el peso de tu mochila durante todo el viaje. A nosotros -personalmente- nos compensa a partir de 3 o 4 noches de acampada por un viaje de 15 días. Más o menos. Si no, a no ser que sea un caso muy específico, vamos sin tienda y complementos. Porque llevar algo que no vas a usar -al 95%-… es tontería.

Por suerte, al viajar en pareja compartimos trastos, y solo necesitamos uno de cada. Excepto el saco, a no ser que sea un lugar donde haga mucho calor, que llevamos cada uno el suyo.

Si el viaje es extremadamente cálido -Baja California Sur-, sustituimos los dos sacos por una sábana bajera doble, que además, sirve de mantel, pareo, toalla…

Electrónica:

  • Cargador del móvil: compartimos uno entre los dos, lógicamente.
  • Kindle: la batería puede durar entre 3 y 6 semanas sin problema, así que si es viaje corto no solemos llevar cargador.
  • Cámara: baterías, tarjetas de memoria y cargador. Hoy en día viajamos con una Canon G7x muy ligera, así que la llevamos siempre.

         

* EXPLICACIONES VARIAS SOBRE EL EQUIPO FOTOGRÁFICO: Viajo con baterías extra, porque a veces no tengo donde recargarlas en 3 o 4 días. Y prefiero llevar dos o tres tarjetas de memoria de 32 gigas a llevar solamente de 128 gigas; porque así voy saltando de una a otra según se van llenando, y si pierdo alguna, al menos no pierdo tooodas las fotos del viaje. El trípode es tal vez lo que menos utilizo, pero el GorillaPod venía con la cámara y no pesa nada.

* También me gusta mucho la Canon G9x -de hecho dudamos bastante al momento de decantarnos por la G7x-. El objetivo -que en ninguna de las dos es intercambiable- de la G9x es más limitado, aunque también es bastante más barata. ¡Ah! Y también tiene un modelo muy moderno/hypster 😛

   

Nuestro mejor amigo: el Kindle.

Para los ratos de espera, las horas de vuelo, los largos viajes en autobús, las veces que tienes que refugiarte de la lluvia bajo la tienda de campaña, y un largo etcétera… no hemos encontrado nada mejor que el Kindle. Bueno, también jugamos a cartas, pero a veces no hay mucho sitio donde hacerlo =)

Nosotros más concretamente viajamos con un Kindle Paperwhite en cada mochila, porque además te permiten leer en la oscuridad sin cansar la vista. Aunque también hay opciones algo más económicas. Si justo coincide con una oferta flash, el libro electrónico cuesta 100 y pocos euros. Bastante barato, si tienes en cuenta que podrás leer miles de libros en él 😛

Documentación y tarjetas:

  • Pasaporte y/o identificación extra. Aunque el DNI no sea oficial en México, normalmente lo llevo conmigo por si pierdo el Pasaporte; para al menos tener algo con lo que identificarme en lo que conseguimos reponer el Pasaporte. También sirve una licencia de conducir.
  • Mínimo 2 tarjetas de crédito (o débito, si no hay más opción). Guardadas por separado, para no perder las dos juntas.
  • Subir los documentos  al drive: no forma parte de la mochila, pero creo que es importante recalcar la necesidad de escanear y subir al drive -o a la nube, o mandártelo al email- el pasaporte y el resto de documentos imprescindibles -si los hubiera- como la póliza del seguro, las reservas de vuelos, etcétera.

PARA IR A PASAR EL FIN DE SEMANA

Como podéis observar para estas alturas, básicamente el 80% del espacio de nuestras mochilas lo ocupa el sistema de acampada -si incluimos las capas y la ropa térmica-. En realidad, si no vamos a acampar, ni a hacer snorkel -cuando vamos de roadtrip urbano- y el viaje dura menos de una semana, vamos directamente con la mochila que llevaría uno normalmente para pasar la tarde en la piscina.

Mochila para un finde / puente en ciudad: 

  • Cepillo de dientes, pasta y jabón. 
  • 1 o 2 cambios de muda + camiseta. 
  • Cargador de móvil + kindle + cámara. 
  • Identificación + dinero / tarjetas. 
Un saco -como el que lleva Mikel en la espalda- cada uno es todo lo que llevamos para pasar unos días por ciudad.

También puede interesarte esta entrada sobre LOS ERRORES DE NUESTRAS PRIMERAS MOCHILAS. Nos queda aún mucho por aprender… pero ahí vamos. Poco a poco. Con el último set up la verdad es que viajamos muy cómodos =)

MOCHILAS. La casa a la espalda.

 

Una respuesta a “Mochileros: qué me llevo de viaje”

  1. Nieves Novella Sauca dice: Responder

    Super organizados, buenos consejos

Deja un comentario